Antonio & Raúl. Boda civil en el restaurante Rosarito, Murcia

Cuando estos dos me llamaron para que fuese la encargada de capturar la magia de su día, no tenía ni idea de lo que me esperaba. Fue una boda sencilla, pero de las más emotivas a las que he tenido el placer de asistir: lágrimas, risas, palabras bonitas dichas desde el corazón y muchos, muchísimos abrazos sentidos. Y es que en esta boda se sentía el amor y, como un virus, contagiaba a todos los que allí estábamos.

Ellos iban elegantísimos, con trajes con chaleco y pajarita de Enzo Romano. La ceremonia quedó preciosa con la decoración floral, que estuvo a cargo de de la Floristería Verónica de Alquerías y el salón, todo en blanco, fue el marco perfecto para una boda divertida y con mucha fiesta.

Si queréis conocer más detalles de esta boda tan emotiva, echad un vistazo al post de Dear Cerezo. ¡Os encantará!

2018-01-16T08:53:15+00:00